· Al Pachuca se le olvidó anotar

· Camilo Vargas la gran figura del partido

· Pachuca puso el fútbol, Atlas los goles

CONSTANCIO CORTÉS | ecoshidalgo.com

GUADALAJA, JALISCO. – Ante un repleto estadio “Jalisco” de Guadalajara, pintado todo de rojinegro, el Atlas de Guadalajara dio un paso gigantesco para conseguir el título del Clausura 2022, al derrotar por 2 goles contra cero a los Tuzos del Pachuca, dejando todo para el próximo domingo, rematando al Pachuca en la misma cancha del estadio “Hidalgo”, en la final, final de la Liga MX y adjudicare el bicampeonato.

DUELO DE ESTRATEGIAS Y BUEN FÚTBOL

El partido inició a máxima velocidad por ambos conjuntos, situación que propició que, al llegar al área rival, las equivocaciones en el servicio se manifestaran facilitando el trabajo de los arqueros y las defensivas, pero en medio campo la lucha por la posesión del balón fue intensa sin que a balanza se inclinara por alguno de los dos.

Pachuca apelaba a la rapidez de sus jóvenes canteranos y a la picardía de Avilés Hurtado y Romario Ibarra que por las bandas eran unos “aviones”, mientras que los tapatíos apelaban a la experiencia de sus hombres para mantener a raya a sus rivales impidiéndoles causar problemas al arco de Camilo Vargas, lo cierto es que tanto Ustari como el arquero rojinegro hasta el minuto 20 no habían tenido mucho trabajo.

UN “HUESO” EL VERDUGO

La situación cambió a los 25 minutos cuando el “Jalisco” estalló de júbilo, convirtiéndose en una sucursal del manicomio.

Abella se sumó al ataque por el sector derecho, envió centro al área donde Julio Furch jaló la marca de la defensiva hidalguense, permitiendo que de atrás llegara Luís Reyes, quien de certero cabezazo anotara el primer gol del partido adelantando a los rojinegros, dejando parado a Ustari que solo fue un espectador más.

Con el gol Atlas se ordenó, se paró bien atrás sabedores que Pachuca iría por el empate y pudiera “matarlo” en contragolpes vía Furch, Chalá y Quiñónez, pero Pachuca no mordió el anzuelo, siguió jugando en la misma tónica del arranque del cotejo, llegando por primera ocasión con peligro hasta el minuto 39 con disparo de Kevin Álvarez que Vargas envió a tiro de esquina que ya no pasó a mayores. 

CAMILO VARGAS BAJÓ LA CORTINA

Al 45 nuevamente Kevin Álvarez controló en el área y de botepronto disparo a cuatro metros de Vargas que hizo la gran atajada salvando a los rojinegros del empate, en una espectacular atajada del arquero colombiano.

Al 47, ya en tiempo de reposición, Álvarez recentró un balón al área, Víctor Guzmán remató de cabeza en el área chica, pero de nueva cuenta Camilo Vargas en otra sensacional atajada impidió el gol del Pachuca y de no ser por sus intervenciones los Tuzos al término del primer tiempo estuvieran con la ventaja en el marcador.

EL QUE PERDONA PIERDE

 Al arranque del segundo tiempo, Atlas se adueñó del balón, aprovechando el desconcierto de los Tuzos que no se encontraban y todas opciones de gol que crearon y no concretaron les pasaron la factura al final.

Pachuca recuperó la dinámica y en un contragolpe comandado por Navarro, centró donde Ibáñez controló y disparó de zurda estrellando su disparo en el travesaño dejando ir otra enorme oportunidad de empatar, en la única del delantero hidalguense que pasó desapercibido.

LE TEMBLÓ LA MANO AL ARBITRO EN EL JALISCO

Ante el acoso hidalguense los rojinegros comenzaron a sacar el “hacha”, al 50 Chalá, debió ser expulsado por una entrada criminal sobre Kevin Álvarez el hombre más peligroso del Pachuca, pero el árbitro, lo perdonó como ha sucedido a lo largo del torneo con los futbolistas del Atlas.

Tras el balón en el larguero y la falta sobre Álvarez, Pachuca se convirtió en dominador de las acciones, pero siempre expuesto al contragolpe atlista.

Al 66 nuevamente surgió la figura de Camilo Vargas quien abajo al rincón hizo otro paradón a cabezazo de Guzmán y dos minutos después Kevin disparó a un costado cuando tenía el arco de frente, cumpliéndose nuevamente el adagio “el que perdona pierde”.

Julio Furch al 74, propinó un codazo en el rostro a Érick Sánchez que merecía algo más que una amarilla, sin embargo, el silbante nuevamente “no la vio”.

GOL FALLADO, GOL EN CONTRA

Durante los últimos cinco minutos de tiempo regular, Pachuca se mantuvo sobre el arco tapatio, generando varias opciones de gol, pero sin concretar y lo pagaron muy caro porque en una equivocación de la defensiva pachuqueña al minuto 93 Quiñones hizo pedazos a la zaga hidalguense para enfrentar a Ustari y vencerlo con disparo potente y sellar el triunfo rojinegro que lo encamina a la conquista del campeonato.

GOLES:

1-0, minuto 25. – Abella llegó al corredor derecho, centro al área donde llegó el “Hueso” Reyes y desde el manchón de penalti remató con la cabeza para convertir el primer gol del partido y adelantar a su escuadra.

2-0, minuto 93. – Error en la defensiva tuza que no supo frenar a Julián Quiñones que con base a su velocidad y potencia los doblegó para vencer con disparo cruzado a ustari y conseguir una buena ventaja para la “vuelta”

LO REPROBABLE

La falta de respeto de los aficionados del Atlas, quienes, durante la interpretación del Himno Nacional Mexicano, interrumpían gritando, “Atlas”, en una clara falta de respeto para uno de nuestros máximos símbolos nacionales.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario