La familia Ávila González de Matías Rodríguez de Singuilucan, Hidalgo, siembran cada año habas, las cuales en esta temporada, comienzan a recolectar.

La cosecha se da de manera manual y prácticamente intervienen desde los nietos hasta los abuelos.

El producto que fue sembrado en suelo arcilloso y rico en humus; está destinado al consumo fresco sobre todo para la elaboración de platillos como sopas y guisados.

Las habas son en México un ingrediente común de la cocina desde antaño y es una forma de sustento diario.

Las habas nutricionalmente hablando, son muy completas, debido a su contenido en vitaminas A, del grupo B (B1, B2, B3, B6, B9), C y por los minerales que posee, destacando en particular el hierro, calcio, fósforo, potasio.

Incluso las flores de las habas se usan de forma medicinal por su acción diurética y depurativa, dijo Javier Avila “es lo que nos comentan los abuelitos y que es una creencia de generaciones atrás”

LoLeisteEnEcosHidalgo

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario