· Con “Gol de Oro” dejaron tendidos a los cementeros

· Las vacaciones debieron esperar

· A 22 años de la hazaña

CONSTANCIO CORTÉS | ecoshidalgo.com

Diciembre del 99, mes y año que vivirá por siempre en el recuerdo de los aficionados de los Tuzos del Pachuca, que el 19 de este mes, consiguió su primer campeonato de fútbol de todos los tiempos, derrotando nada menos que a los “Cementeros” del Cruz Azul en su misma casa.

Luego de perder finales en los 80s ante Irapuato y Querétaro, frente al Atlante y Celaya en los 90s y obtener en esa misma década dos ascensos contra Gallos de Hermosillo y Tigrillos de la U de Nuevo León, Pachuca, logró el ansiado anhelo, que esperó casi cien años. 

¡Convertirse en Campeón de Invierno del Fútbol Mexicano!

TODO INICIÓ EN LA REPESCA

La hazaña inició en dos partidos de repechaje ante Morelia, el segundo en el estadio Hidalgo logrando avanzar a cuartos de final al derrotar a los purépechas con anotación de Marcelino Bernal a servicio desde el tiro de esquina de Benjamín Galindo.

Luego, las batallas continuaron con dos partidos de cuartos ante el superlíder Atlas de Guadalajara a quien se le derrotó sufridamente, pero se logró avanzar.

El siguiente rival fue Toluca, sublíder de la competencia y campeón de la misma y con idéntica fórmula que demostraron ante Atlas, los Tuzos del “Vasco” Javier Aguirre, dejaron tendidos en el terreno de juego a los Diablos Rojos para avanzar a la gran final, jugando siempre en calidad de visitantes.

LA “IDA” ANTE CRUZ AZUL EN EL HIDALGO

Los Tuzos que desde antes de la repesca tenían hechas sus maletas para irse de vacaciones, tuvieron que cancelar vuelos, compromisos familiares y demás porque seguían avanzando rumbo al título, llegando así al 16 de diciembre del 99, cuando recibieron en el estadio a los “Cementeros” en el partido de ida de la gran final del “Invierno 99”.

Pachuca se puso adelante con anotación de Alejandro “Hueso” Glaría, Julio César Pinheiro empató en marcados a uno, cerca del final nuevamente el “Hueso”, adelantó a los Tuzos 2-1, pero ya en tiempo de compensación, Pedro Reséndiz, que acababa de ingresar al terreno de juego, puso el empate a 2 goles para los capitalinos ensombreciendo el panorama para los pachuqueños, que debían ir a la capital del país a buscar algo que parecía imposible, derrotar a los azules.

LLEGÓ EL “GOL DE ORO”

El partido de “vuelta” tuvo lugar en el estadio Azulgrana donde jugaban los “Cementeros”, el partido fue cerrado, alguien dijo que “las finales no se juegan, se ganan” y cuánta razón tenía.

Durante los 90 minutos el marcador permaneció sin movimiento, el empate en el global estaba a 2 y el partido estaba para cualquiera; llegaron los tiempos extras donde por primera ocasión estaría vigente el “Gol de Oro” (el que metiera el gol ganaba, como en el barrio.

Javier Aguirre realizó algunos movimientos, uno de ellos fue sacar a Gabriel Caballero para ingresar a Marco Garcés, el cambio no fue del agrado de muchos aficionados, pero. . . .

Marco Garcés atacó por la derecha, envió un centro al área donde el “Hueso” Glaría ganó a toda la defensiva azul y remató con muchas ga…nas dejando tendido al “Conejo” Pérez, dando el triunfo y el campeonato al Pachuca porque ahí llegó el silbatazo final de Felipe Ramos Rizo.

¡SÁLGANSE, SÁLGANSE, QUE LOS VAN A EXPULSAR!

Mientras que el festejo iniciaba en la cancha, la tribuna y en todo el estado, Pablo Hernán Gómez (QEPD), intentaba sacar de la cancha a sus compañeros de la banca que habían ingresado para festejar diciéndoles que se salieran porque los podían expulsar porque no se había dado cuenta que ya habían ganado, hasta que Adao Martínez y Jesús “Gato” Alfaro, le dijeron, “Cálmate pendejo, ya ganamos”, entonces el “pelón se volvió loco” y festejó como tal.

EL HIDALGO LOS RECIBIÓ

Apenas recibieron el trofeo de campeones emprendieron el regreso a Pachuca cantando a todo pulmón en el autobús que los llevó al estadio “Hidalgo” que había abierto sus puertas al público que esperó hasta las 2 de la mañana para festejar con su equipo el primer título profesional en la historia del Pachuca.

LAS MALETAS ESPERARON Y ESPERARON

Al día siguiente fueron recibidos en la casa de gobierno por Manuel Ángel Núñez Soto, gobernador de Hidalgo, donde Javier “Vasco” Aguirre director técnico campeón, manifestó su alegría. “Es un orgullo haber llegado tan lejos, sinceramente no lo esperábamos porque teníamos un equipo muy modesto pero lleno de hombres, cuando jugaríamos el repechaje dejamos las maletas listas para irnos de vacaciones, pero seguimos adelante, frente a Toluca y Atlas lo mismo y ya cuando estábamos en la final dijimos, “Por algo llegamos hasta aquí y si estamos en la final hay que ganarla” y así fue, las vacaciones esperaron tres semanas, pero se fueron a ellas como campeones.

PACHUCA: Ignacio González, Alberto Rodríguez (capitán) Manuel Vidrio, Pablo Hernández Roetti, Octavio Valdez, Alfonso Sosa, Gabriel Caballero, Marcelino Bernal, Benjamín Galindo, Pablo Hernán Gómez y Alejandro Glaría

SUPLENTES: Jesús Alfaro, Adao Martínez, Juan Hernández, Guillermo Vázquez, César Gómez, Cesáreo Victorino, Gerardo Mascareño y David Patiño.

Fotos: Internet

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario