Papás jóvenes inexpertos y atolondrados, sentados en la sala de espera por más de una hora esperando que nos pasaran pues estábamos ahí por un estatus epiléptico que en ese momento había cedido sin embargo, la niña estaba agotada.
Pero todo cambia cuando llega el abuelo, llega a pasos apresurados (aún podía caminar rápido) nos pregunta porqué no nos han pasado?
-Que ahorita!
Mueve la cabeza se da la vuelta y se mete a un costado de urgencias diciéndole de manera muy amable pues siempre ha sido un caballero
Dr.
Mi nietecita a convulsionado mucho ya lleva un tiempo en la sala de espera!
Así tan pronto como el abuelo pidió ayuda nos pasaron a la atención médica.
Don Juan aquel hombre siempre con corbata y saco con coderas que acariciaba con una gran suavidad el cabellito cuando era una bb mientras era sostenida en brazos por mamá Yola, la abuela que con un índice a lo largo del antebrazo calmaba el llanto a la par que cantaba “ ojitos de cascabel”.Don Jesús, obrero textil que movía incontables veces la máquina manual para que saliera el lienzo de los suéteres, paraba sus labores para hacer ejercicios de brazos y piernas a la nieta, estimulando los movimientos con el anhelo que algún día lograra caminar, cuando no se pudo, muchas veces empujó la silla de ruedas hasta llegar a las terapias, en su lecho de muerte su pregunta siempre era cómo está la niña?
Y ya en sus creo yo alucinaciones antes de partir decía Ahí va Vale corriendo con su naricita tan pequeña!Hoy ya no está el abuelo, pero en un día complicado Doña Ceci de 80 años baja los escalones, enciende la estufa y prepara unas ricas palomitas de maíz sabiendo que los ojitos de Valeria se iluminarán al verlas y poder agarrar una a una y tronarla en su boca sensación que le genera alegría!
Cada uno a su modo demostrando el gran amor de abuelos! Los papás grandes con la que la vida nos bendijo.

Colaboradora: Patricia Obregón Montes

775 130 00 73

Héroe de Nacozari #24 Col. Francisco I. Madero

Cuautepec de Hinojosa Hgo

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario