El sábado dejó de existir físicamente un gran amigo.

Este día no sabía que compartir, que escribir, cómo aportar algo cuando el corazón está triste y consternado al saber que ya no lo veré más, ni podré leer sus mensajes compartiendo los menesteres de la vida.

Solo se me ocurre brindar estas líneas en su honor.

Se fue muy joven pero con un alma vieja, esas almas que predican con congruencia lo que se piensa, se siente y se hace.

En una felicitación de cumpleaños hizo referencia a al gran autor Jorge Luis Borges quien escribiría a los 73 años un poema que dice un poco así:

He cometido el mayor de los pecados que un hombre puede cometer. No he sido feliz. Que los glaciares del olvido me arrastren y me pierdan, despiadados. Mis padres me engendraron para el juego hermoso y arriesgado de la vida, para la tierra, el agua, el aire, el fuego. Los defraude, no fui feliz.”

Que hoy tu y yo que tenemos vida intentemos y logremos tocar y compartir un pedacito de felicidad.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario