· El último homenaje lo recibió en vida en la Arena Afición

· Acompañado de su familia disfrutó del cariño de los fanáticos

CONSTANCIO CORTÉS | ecoshidalgo.com

¡En vida hermano, en vida!

De esta manera la empresa de la Arena Afición de Pachuca, con Antonio Viornery al frente y los aficionados a este gran personaje y al deporte del costalazo, rindieron el que sería el último homenaje al “Brazo de Plata”, conocido en los últimos años como “Súper Porky”. 

Una gran pérdida para la lucha libre mexicana y a nivel mundial, pero sobre todo para los aficionados a la lucha libre, es la partida de José Luís Alvarado Nieves, quien apenas la noche de ayer partió al viaje sin retorno

LOS MOSQUETEROS DEL DIABLO

Fue integrante y capitán de la tercia conocida como los “Mosqueteros del Diablo”, integrada por sus hermanos, el Brazo de Oro y el Brazo, quienes el 21 de octubre de 1988, en Monterrey Nuevo León, protagonizaron una de las batallas más espectaculares de la lucha libre mexicana, al enfrentar a los Villanos, en una lucha donde las tapas de los seis gladiadores estarían juego.

El triunfo de esta memorable lucha correspondió a Los Panteras Rosas, quienes de esta manera conservaron sus capuchas, mientras que, las de los Brazos cayeron para siempre.

HOMENAJE EN VIDA

El pasado jueves 15 de julio, en el homenaje que se le ofreció en la Arena Afición, sus hijos Psycho Clown y Máximo, enfrentaron en la lucha estrella al Texano Júnior.

“Súper Porky” subió al ring para recibir el homenaje de los aficionados, se tomó todas las fotos que quisieron y acompañado de su familia, disfrutó el reconocimiento en una de las arenas preferidas por el y donde fue tan querido y ahora será recordado.

Su legado a la lucha libre, son todos esos enfrentamientos que sostuvo ante los mejores gladiadores, así como el deporte amado que deja en manos de sus hijos Psycho Clown, Máximo, Goya Kong, Robin y Nicole Alvarado.

Fotos: Axel Piña

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario