La gruta de los manantiales, ubicada en San Bartolo Tutotepec, Hidalgo es uno de los atractivos turísticos más emblemáticos del municipio, por otra parte de acuerdo a la cosmovisión de los grupos ñuhus de la región Otomí-Tepehua es considerado como uno de los centros de veneración a la madre tierra más emblemáticos a nivel regional, nombrando a la gruta de los manantiales como el cerro del agua (töhö dehe) o la patrona del agua (mäkä dehe).

Salma Sinaí Soto Montes* | ecoshidalgo.com

Durante el mes de mayo (mes árido), una semana antes de la realización de la costumbre a la Santa Campana de Tutotepec, los grupos ñuhus de comunidades como el Mavodo, Santiago, el Bopo, Chicamole, Pueblo nuevo, Valle verde, Pie del Cerro, y Tutotepec, se dirigen hacía gruta de los manantiales con la intención de realizar una ofrenda a la “patrona del agua” la cual abastece de agua a todo el municipio de San Bartolo Tutotepec, y no permite que haya sequias dentro de la comunidad.

Al realizar la ofrenda, la Patrona del Agua cumplirá sus plegarias como es el curar a sus familiares enfermos, la fertilidad en la tierra, el crecimiento de sus cosechas, la abundancia del dinero, y lo más importante que no falte el agua en el municipio.

La ofrenda tiene la duración de un día y una noche.

Durante toda la noche el trio empieza a tocar el son del altar, el son del agua, el son de la lumbre, el son del dinero, el son de la virgen y el son de la mesa grande, las personas bailan hasta el amanecer, para demostrarle su fe a la patrona del agua.

A la mañana siguiente para darle las gracias y despedirse se le dejan flores  en la entrada de la gruta mientras se toca el son de la flor y el son del agradecimiento.

Los participantes de esta ofrenda comentan que casi de forma milagrosa empieza a llover en la semana que se realiza la costumbre, las cosechas empiezan a crecer de manera sorprendente, además de que sus peticiones se cumplen a lo largo del año.

Doña Lina quien es parte de los participantes activos desde hace 20 años comenta que: “El cerrito, no lo hizo el hombre, lo hizo Dios, para ir a esta costumbre tienes que hacerlo porque cree, al que no cree le pueden pasar cosas malas. La patrona es como una persona, también siente, también se enoja, y cuando se enoja, lo que le pides se pude volver lo contrario.”

Colaboradora texto y fotos: Salma Sinaí Soto Montes

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario