La familia vegetal Orchidaceae de la región, está compuesta con muchas especies de orquídeasdistribuidas de forma natural. Es sorprendente ver tantas especies arrancadas de su medio natural para luego verlas morir.

El 90% de las orquídeas arrancadas de su hábitat natural no sobrevive por más que queramos darle los mismos cuidados. Esta práctica es muy común en México.

PALEMÓN FLORES | Colaborador de ecoshidalgo.com

Para que germine una orquídea en la naturaleza la semilla es invadida por un hongo que generalmente se la come; pero en algunas ocasiones se produce una simbiosis entre ambos, y es entonces cuando la semilla crece y se da la orquídea.

La mayoría de las orquídeas viven como epifitas (del griego epi, sobre y phyton, planta), es decir son las que viven en la corteza de los troncos y ramas de los árboles sin causarles ningún daño, son terrestres que buscan afianzar sus raíces en el suelo y rupícolas o litófitas (buscan afianzar sus raíces en las rocas).

Son de gran tamaño, con grandes pseodobulbos, donde los pseudobulbos son el hogar de hormigas que se alimentan de azúcares producidos por la planta. Las hormigas mantienen a raya a los hambrientos herbívoros y sus deshechos sirven de nutriente a la orquídea.

La vainilla (Vanilla planifolia), es una de las pocas orquídeas utilizadas industrialmente. Su nombre proviene de “vaina“, ya que sus semillas están encerradas en vainas similares a las de las legumbres.

Ha sido utilizada desde tiempos prehispánicos por la cultura totonaca asentada en Papantla, Veracruz. En su mitología, Caxixanat, flor recóndita, o Xanat, la planta de la vainilla, se originó en el lugar donde la bella princesa Tzacopontziza, lucero del alba, y su amante el príncipe Zkatan-Oxga, joven venado, fueron sacrificados.

La vainilla era entregada a los aztecas como tributo para que la élite aromatizara su xocolatl (del náhuatl xoco, espuma y atl, agua). Los aztecas la nombraron tlilxochitl (de tlil, negra y xochitl, flor).

En realidad las flores son amarillentas y es la vaina la que se torna negra al secarse. De las semillas se extrae la vainillina, que actualmente se utiliza en la industria alimentaria, licorera, refresquera, farmacéutica, cosmética, tabacalera, artesanal y le da, junto con los extractos de azúcar y aceites de naranja o limón, el típico sabor a la Coca-Cola.

Las orquídeas son famosas por la belleza de sus flores de simetría bilateral, es decir, su lado izquierdo y derecho forman una imagen al espejo. Las flores, que crecen en grupos llamados racimos, están compuestas por tres sépalos coloridos (en otras flores los sépalos son verdes) colocados como hélices de avioneta y tres pétalos ubicados alternativamente entre los sépalos.

El pétalo que queda en el centro inferior, se conoce como “labelo” o “labio” y resalta por estar altamente modificado en su tamaño, forma y colores. El labelo generalmente funciona como pista de aterrizaje para los polinizadores pequeños.

Además de este pétalo especializado, otras particularidades de las orquídeas son la fusión de los órganos masculinos (estambres) y femeninos (ovarios) en el centro de la flor en una estructura conocida como “columna” y su polen agregado en paquetes que se conocen como “polinia”.

Una variedad de animales como abejas, avispas, moscas, mariposas, polillas, pájaros, murciélagos y hasta sapos, visitan las flores y sirven de polinizadores. Las orquídeas los atraen mediante colores, olores, formas y los recompensan con alimento (néctar y polen), ceras y resinas. Estas últimas son utilizadas por los insectos en la construcción de nidos. Sin embargo, un buen número de orquídeas no ofrecen recompensa, sino que consiguen atraer a sus polinizadores a través de engaños.

Algunas los cautivan mediante coloraciones que semejan néctar o bultos que parecen polen. Otras son más sofisticadas y aparentan ofrecer sexo. Su fragancia y la forma de su flor se asemejan a las hembras de algunos insectos en época reproductiva. Los machos, sin fijarse en los detalles (como en otras especies), se aproximan espontáneamente para ofrecer sus servicios y en este intercambio ritual, la orquídea es polinizada.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario