Dentro de esta antaña iglesia de Tutotepec, anteriormente conocida iglesia de los Santos reyes construida por los agustinos en 1557 se encuentra una deidad muy respetada y adorada por los grupos otomíes de la Sierra o ñuhus, conocida como rä mäkacampana, en su interpretación al español: la santa campana, o campana bendita.

Los devotos narran que la Santa Campana era una mujer hermosa y caprichosa llamada María, la cual se caracterizaba por rechazar a sus pretendientes. En una ocasión un brujo se había enamorado de ella, pero María lo rechazó y se burló de él, por lo que el brujo precedió a encantarla convirtiéndola en una campana de oro puro la cual emite un sonido hermoso al tocar de su badajo. 

La Santa Campana es capaz de escuchar las plegarias y agradecimientos  de los devotos, de igual forma es capaz de escuchar y percibir  las ofensas  de los que se muestran escépticos. 

Salma Sinaí Soto Montes * | colaboradora ecoshidalgo.com

Milagros registrados y trasmitidos de manera oral

La manifestación de la Santa Campana

Se dice que en el siglo XVIII un sacerdote estaba obsesionado por la belleza de la Santa Campana, así que se las ingenió para robarla junto con unos peones.

Al momento de cargar a la Santa Campana se convirtió en una hermosa mujer de tez blanca y cabello rizado. Los miró fijamente y se mantuvo en silencio absoluto.

Absortos por la impresión decidieron encerrarla en una celda.

Un día insólitamente comenzó a llover, tanto que Tutotepec corría el riesgo de inundarse. Los piones y el sacerdote ante el panorama sabían que era un castigo por intentar robarse a la Santa Campana, así que fueron a la celda de la mujer, pero aquella mujer ya había desaparecido. 

El sacerdote que intentó robársela después de varios días de agonía cayó en coma por una rara enfermedad y posteriormente murió (Yañez 2016)

El deseo de la Santa Campana

El distrito de Tulancingo se concreta un 19 de mayo de 1880, el municipio de Tutotepec era parte de dicho distrito teniendo de cabecera municipal, San Bartolo desplazando y quitándole el poder político y prestigio a Tutotepec.

La campana mayor fue motivo de disputa entre San Bartolo y Tutotepec, ya que los vecinos de San Bartolo pensaban que les pertenecía la campana mayor pues se había cambiado la cabecera municipal.

Por lo que intentaron  trasladar la campana mayor de Tutotepec a la iglesia de San Bartolomé.

Muchos hombres fueron contratados para traer la campana a San Bartolo. Al intentar bajarla de la iglesia la campana multiplicó su peso, como si hubiera cobrado vida. 

A pesar de eso los hombres consiguieron iniciar su traslado a San Bartolo. En el trascurso del viaje algunos hombres enfermaron, otros murieron siendo aplastados y cayendo en barrancos. Llegando pocos hombres a la comunidad de San Bartolo.

Disgustados los vecinos de Tutotepec protestaron por aquel atentado penetrando a mano armada la comunidad de San Bartolo.

Cuando las personas de Tutotepec cargaron a la Santa Campana esta se volvió menos pesada y llevarla a Tuto fue muy fácil. 

Lo que se interpreta como deseo de aquella deidad, ya que ella quería permanecer en su sitio de origen.

Caso raro, la campana de Tutotepec

El 25 de enero de 1881 en el periódico El Monitor Republicano, y el periódico La Libertad, con el encabezado «Caso raro, La Campana de Tutotepec», redactan un hecho insólito sobre un posible milagro en la campana mayor de Tutotepec.

«hace más de 25 años durante la revolución local, no perdonaron a la pobre torre y las campanas fueron derribadas quedando sepultada la campana mayor en un cerrito. Esta como se encontraba dañada la consideramos inútil y la cubrimos de tierra sin hacerle caso de más.
Después de 5 años de estar sepultada los vecinos de la comunidad la sacamos de la tierra, para nuestra sorpresa la encontramos sin daño alguno»

«Hoy está en uso, su voz es preciosa y puedo asegurar que no hay otra en la sierra de Tulancingo».

Posiblemente algunos ángeles fundidores de oficio se encargaron de remediar el daño a la hoy considerada Santa campana.

Por otra parte  cuando se realiza la costumbre a la Santa Campana, la campana es bañada con agua ardiente y refresco, la música se acompaña de plegarias y agradecimientos en lengua ñuhu mientrasque los devotos esperan ansiosamente el brebaje, ya que éste tiene propiedades curativas que alivian el dolor de cabeza, el dolor de estómago, el malestar muscular,  los cólicos, además del mal de ojo, el espanto y el mal aire. 

Fotografías: Salma Sinaí Soto Montes

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario