Las mujeres tepehuas portan con orgullo su Indumentaria tradicional, que elaboran artesanalmente con diferentes técnicas, diseños y coloridos con características propias que reflejan sus raíces ancestrales, su relación con la Madre Naturaleza y la expresión de su Cosmovisión.

PALEMON ALBERTO FLORES APARICIO* | ecoshidalgo.com

En este vestuario está representada esta raza indígena de nuestro pueblo. En la actualidad se observa en las mujeres y hombres mayores que la han usado toda su vida como parte de su identidad social y que se han resistido a vestir de otra manera, actitud que expresa la pertenencia a este lugar y una lucha de conservar sus raíces indígenas, pero lamentablemente poco a poco se va perdiendo esa forma tradicional de vestir.

El quixqueme
El quechquemitl proviene de los vocablos náhuatl quechtli= cuello y tlaquemitl= ropaje (o quemitl = “vestido”) y significa “punta del cuello” o literalmente “ropa para el cuello”. Es llamado “tapun” en la lengua totonaca y tepehua. Es una prenda distintiva de la indumentaria tradicional, que cubre la cabeza de las mujeres.

Se elabora con dos fragmentos cuadrados (lienzos) de tela industrial de algodón, que se tejen manualmente en telar de cintura, con hilos de algodón devanado. El lado angosto de cada uno se cose al extremo largo del otro, formando una V, después se hace lo mismo con el otro extremo, que se cosen a manera de rombo, dejando un hueco por el medio para meter la cabeza. Con un listón de seda ancho se unen los dos fragmentos en uno de los extremos, que puede ser de color: verde, morado, azul celeste, amarillo y es decorada con una serie de motivos geométricos y simbólicos de diferentes colores.

En su manufactura se usan varias técnicas textiles como son: tejido en tafetán, gasa, brocado, bordado en punto de cruz y lomillo. La técnica de gasa, se refiere, cuando uno o varios hilos de urdimbre pasan encima de un número igual de hilos subsecuentes y este cruce se mantiene por un solo cruce de la trama.

Un rasgo cultural, es que una vez terminado esta prenda es sometido intencionalmente a un proceso de estampado o desteñido, cuando se pinta manualmente con tinta rosa en polvo los lienzos del “tapun”, y por la vía de lavado, doblado y vapor, que provoca que el color se corra sobre la parte blanca de manera controlada, la pieza es desteñida a propósito con agua y jabón, luego las artesanas lo envuelven muy apretadamente en hojas de maíz a manera de tamal, doblándolo de tal manera que el brocado, hecho con hilos de color rojo, empate con las partes del entramado blanco, y lo echan sobre el comal para que se cosa con el vapor, cubierto por una olla boca abajo, por un tiempo de una hora y el vapor que se encierra hace que se estampen las figuras brocadas sobre la superficie plana.

Luego se desenrolla la tela y se prensa la lana de los motivos, golpeándolo con un guijarro (piedra pequeña, redondeada y lisa formada por erosión del agua), primero en una sola capa y después en doble capa. Los lienzos son tendidos para dejarlos secar, antes de unir ambas piezas.

El “tapun” y se usa sobre la blusa, como capa sobre los hombros; o bien, en forma de triángulo sobre el pecho y la espalda o como tapado, velo o rebozo en la cabeza.

Se manufactura en su totalidad de forma artesanal en tela de cuadrillé blanco de algodón y lana, en bordado puntada pata de gallo y la técnica de punto de cruz para rellenar el dibujo en cuadrille. Los hilos que se utilizan son en su mayoría estambre, hilo de algodón, hilo cristal o hilaza y colores brillantes que ofrece el acrilán.

Comienza con el urdido de los hilos y se colocan los lisos que permitirán la formación de la trama; el tejido inicia con un remate en la parte inferior y luego se voltea el telar para hacer la misma acción en la parte posterior, la cual permite obtener un lienzo uniforme al momento de cerrar la tela; se hace al principio un tejido tafetán (tejido sencillo o de uno por uno) y se alternan delgadas bandas en fina gasa, posteriormente realizan un brocado (las figuras hechas en el tejido), que se hace en el telar agregando tramos de hilo de otro calibre, de otro color o de otro material, para lograr dibujos geométricos o figurativos, interpretando la representación de la fauna, motivo realizado con hilos de lana teñidos generalmente en color rosa mexicano, morado, rojo o azul; en la parte central del lienzo se representa una cenefa geométrica dividida en tres secciones con diseños romboidales.

El proceso de estampado o desteñido del tapun representa la fertilidad de la mujer y donde se borda una representación estilizada y geométrica del árbol de la vida, en un estilo característico tepehua donde su tallo central emerge del interior de un sahumador (simboliza las prácticas rituales) y del que derivan algunas ramificaciones rematadas con una flor, donde el tronco representa a la persona y las ramificaciones a los parientes (padres, hermanos, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos) y que sirven de enlace entre el subsuelo, la tierra y lo divino y como símbolo de vida y eternidad. Pero también representa el ciclo de la vida y de la muerte, que termina y vuelve a iniciar.

FOTOS: A quien corresponda.

Palemon Alberto Flores Aparicio es miembro del Directorio Mundial de Literatura, Historia, Arte y Cultura.

Investigador certificado por la Sociedad Académica de Historiadores Iberoamericanos .

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario