«Mi primer amor» una de las obras presentadas en el 2015; «Rino», mostrada en 2016; “El Ojo» expuesta en el 2018″, así también como el «El león», son tan sólo algunas de obras del artista Saúl Curiel, originario de Tulancingo, Hidalgo.

KARLO ALBERTO HERNANDEZ | ecoshidalgo

Egresado de Universidad Politécnica de esta ciudad, estudió la Licenciatura en Negocios Internacionales.
Saúl, narra que decidió pintar desde que tenía 5 años y formalmente a partir del 2015 cuando empezó con su primera exposición «Colores del mundo a través de los niños».


Comenta en entrevista que pintar significa para él: “Crear y expresarte mediante un vínculo con Dios mismo que me inspira la vida misma”

Actualmente lleva 6 años pintando y los retos a los que se ha enfrentado en esta pandemia, asevera, fue que destruyó muchas ilusiones pero que poco a poco se van retomando con mucha fe y esperanza de cumplirlas.


“Afuera de Hidalgo puedo impulsar la venta de obras y he hecho intervenciones artísticas en distintos productos como son: los sombreros y tenis pintados artísticamente”, agregó Curiel.

En este momento, por pandemia suspendió sus talleres artísticos presencialmente, pero está retomando virtualmente, es decir, sigue trabajando con algunos de sus alumnos, y mencionó que una vez que se esté en Tulancingo en semáforo verde retomará sus capacitaciones.

Para finalizar, agregó que “si los jóvenes realmente quieren dedicarse a este mundo del arte que luchen, y no se den por vencidos tan pronto que la vida está llena de retos y que será necesario enfrentarlos con mucho carácter”

“Dios es y será el mejor guía para todos aquellos querían dedicarse a este maravilloso oficio».

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario