Abuelitos de las captadoras de agua

XINTOLOLO | ecoshidalgo.com

En el valle de Tulancingo, los jagüeyes respiran, después de las intensas lluvias y granizadas registradas en la región.

Estos espejos de agua han representado por siglos, un sistema de captación de agua, que ha permitido a las comunidades rurales contar con un abastecedor del vital líquido constante.

Apenas hace 25 años, en comunidades como Los Romeros y Santiago Tulantepec, los jagüeyes representaban proveedores de agua para las familias, para uso doméstico y de limpieza.

En algunos lugares, todavía es posible ver piedras desgastadas por el uso, pues mujeres se ponían a la orilla a lavar, todos los días, como en Ventoquipa.
Investigadores de las Universidades Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) y de la Autónoma Metropolitana (UAM) consideran que esa forma sería el sistema “abuelito” de las actuales ollas captadoras de agua, existentes en diversas comunidades del país.

De acuerdo con datos de la Secretaria del Campo, Tulancingo cuenta con cinco presas de almacenamiento y 30 cuerpos de agua.

En la actualidad, muchos de estos espejos de agua, son utilizados para almacenar agua y utilizarla para ganado, para riego y de uso en la elaboración del tabique artesanal.

Es más común verlos en paisajes de comunidades rurales, en la zona alta del valle; sin embargo no dejan de ser testigos del pasar de la vida, en un mundo que comienza a tener sed y se agrava.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario