Rafaela Peña es una artesana del municipio de El Arenal, Hidalgo, originaria de la comunidad de Chicavasco (Actopan). Todos los fines de semana acude a las afueras de la Iglesia del Señor de las Maravillas ofrece sus coronas de palma.

CONCEPCIÓN OCÁDIZ | ecoshidalgo.com

Ella, las decora con flores; dice que antes eran naturales pero desde hace ya varios años que les coloca de plástico o de papel.

Menciona que lo que no cambia es la materia prima y fundamental de la corona, y es la palma que adquiere en Ixmiquilpan.

Narra cómo la va tejiendo, con la técnica que le enseñó su abuelita y aunque ella ha querido que sus hijos aprendan no ha podido lograrlo; sólo espera que la tradición en su familia no muera.

Apostada en una silla, cubriéndose de los candentes rayos de sol o de la lluvia, con una improvisada lona, doña Rafaela tiende sobre el piso un plástico donde va colocando sus coronas que son principalmente tejidas.

Igual tiene más económicas y son de alambre, éstas, menciona, las adquieren mucho para las niñas pues las pueden usar cuando quieran.

La tradición oral de muchos años atrás ha llevado a arraigar la creencia de colocarse la corona antes de entrar a la iglesia, “luego pedirle un milagro al Señor de las Maravillas uno de las imágenes religiosas más veneradas en el estado”, asevera la entrevistada.

Video ➡️ https://youtu.be/WxmT2HCb4Y8

Sus principales clientes son los turistas que arriban de diversas partes del país y del mundo: “Llegan cada fin de semana”

“Aquí estoy en espera de que me compren; ya somos poquitas personas quienes venimos a ofrecerlas, de hecho en estos últimos meses pues prácticamente estoy solo yo, aquí afuera”

No hubo celebración el quinto viernes de Cuaresma, sin embargo, ella vende durante todo el año, principalmente los sábados y domingos donde puede ganar unos 200 pesos aproximadamente por día; cada pieza cuesta entre los 20 y 30 pesos.

Rafaela seguirá comercializando lo que elaboran sus manos como desde hace poco más de 50 años, justo afuera de la iglesia donde está el Señor de las Maravillas.

La imagen es muy venerada desde principios del siglo XIX y al que ella como muchas otras personas le tienen gran fe.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario