Tras la ausencia de humedad en los bosques en Hidalgo, el insecto descortezador está causando estragos, sobre todo en lugares con coníferas. Se estima de junio del año pasado a mayo de este 2021, un aproximado de 600 hectáreas dañadas.

CONCEPCIÓN OCÁDIZ | ecoshidalgo.com

En al menos 19 municipios de la entidad, que forman parte de la Asociación de Silvicultores, este plaga ha ocasionado la muerte de muchos árboles.

Grandes extensiones de zonas boscosas de: Acaxochitlán, Agua Blanca, Almoloya, Cuautepec, Epazoyucan, Huasca, Singuilucan, Santiago Tulantepec, Tulancingo, entre otros, son foco rojo por el insecto (Dendroctonus mexicanus).

“Se pone en riesgo la permanencia de los bosques de pino no solo del estado de Hidalgo, sino del país”, expresó Angel Lopez, director técnico de dicha organización.

Entrevistado por ecoshidalgo.com, expresó, que en lo que va del año se han afectado mas de 8 mil metros cúbicos de madera, en aproximadamente 250 hectáreas.


“En junio del año pasado comenzamos a ver la plaga y entonces el problema creció porque cuando tocamos puertas, varias dependencias no asumían el tema, fueron 350 hectáreas con un volumen de 10 mil metros afectados”

FOTOS: SILVICULTORES

Reconoció que hasta la fecha no se ha podido controlar la proliferación de estos insectos y sobre todo los daños que están causando a los bosques.

El descortezador habita entre la corteza y la madera de los pinos, no es posible su control por medio de aspersión de insecticidas.

Video ➡️ https://youtu.be/xdmW-MCoj_M

Explicó que el tratamiento que se aplica se conoce como físico-mecánico-químico, consiste en el derribo del arbolado, el descortezado y fumigación de las trozas y corteza.

Por cada litro pueden invertir hasta 1 mil 500 pesos que podría servir para apenas unos 20 árboles, dinero que no tienen y que además por ahora solo es de un poco de control pues el ciclo de vida del insecto es de 40 días por lo que puede reproducirse hasta tres veces en este periodo y por ende, la plaga llega a extenderse.

“Todos los predios que tuvieron aprovechamiento están obligados a realizar saneamientos entonces no hay apoyos por parte del gobierno; así que como puedan tienen que descortezar y aplicar el químico que como ya comentamos no es nada barato para poder acabar con el insecto”

Una de las soluciones en las que confían los silvicultores es que llueva y así la humedad pueda llevar a que el insecto descortezador muera, pues justo con la sequía es como ha proliferado.


“Hacemos un atento llamado a la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) para agilizar las autorizaciones de las notificaciones de saneamiento, pues indican que un permiso tarda hasta 45 días, esto ha retasado la ejecución de las actividades para el control de esta plaga”, finalizó.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario