En la Presa La Esperanza, ubicada en los límites de Cuautepec y Tulancingo, de los 3.9 millones de metros cúbicos de su capacidad, 2.8 se consideran como “volumen muerto”. Lo anterior indica que el 71 por ciento del embalse que contempla 51.2 hectáreas, está azolvado.

La construcción de este receptor operado por la Comisión Nacional del Agua, CONAGUA, inició en 1939 concluyendo en 1943, por la entonces Comisión Nacional de Irrigación.

El hídrico de esta presa, sirve para el sistema de riego en la región.

Se destina, principalmente, para cultivos, pero por ahora, tiene poco o nulo líquido que pudiera salir de este cuerpo de agua hacia los campos de cultivo.

Es a través de canales cómo se conduce el agua hacia los afluentes y de ahí a terrenos ejidales que como se informó recientemente en ecoshidalgo.com, casi no han recibido agua, apenas de algunos pozos qué hay en el Valle de Tulancingo.

Video de Youtube ➡️ https://youtu.be/W9-QVOwtklshttps://youtu.be/W9-QVOwtkls

La falta de lluvias no ha permitido que la presa desfogue agua, “está seca” dicen campesinos, situación que los mantiene muy preocupados, pues pudieran registrarse graves pérdidas económicas.

Los cultivos en aproximadamente 300 hectáreas en la zona, están a la espera de posibles precipitaciones. “Ojalá nos llueva pronto, le hace falta agua a nuestro campo porque si no sería un daño tremendo tanto para las tierras de labor y no habría cosechas”

De acuerdo al reporte de la CONAGUA, tiene cero gasto de toma. De hecho, se observa no sólo con lirio, sino con pasto, como si fuera una gran alfombra, aunque debajo de ella, hay lodo.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario