Ante el incremento de la temperatura, la Secretaría de Salud Estatal (SSH), emite medidas preventivas y de protección del sol y calor, así como las de higiene, manejo, preparación y consumo de alimentos.

Durante esta temporada se presenta un considerable incremento en la temperatura ambiental y con ello, los riesgos a la salud por complicaciones como deshidratación, golpe de calor o daños a la piel.

La deshidratación ocurre cuando hay una pérdida excesiva de agua en el cuerpo y el consumo de líquidos es insuficiente, por ejemplo, al tener diarrea o sudoración abundante. Los principales síntomas son: sed intensa, comportamiento inquieto o irritable, reducción de elasticidad en la piel y ojos hundidos; en casos severos además de los síntomas anteriores se suman: lengua seca, extremidades frías y húmedas, pulso rápido y débil, presión arterial baja, palidez, signo del paño húmedo (al pellizcar la piel, ésta no vuelve a su posición original).

Ante la presencia de estos síntomas, la SSH recomienda: iniciar la toma a cucharadas de “Vida Suero Oral” para rehidratar el cuerpo y acudir inmediatamente a la unidad de salud más cercana para ser atendido. 

En cuanto al golpe de calor, es ocasionado por exponerse por período prolongado a altas temperaturas ambientales, provocando un incremento en la temperatura corporal; los síntomas que se presentan son: debilidad, dolor de cabeza, mareo, náusea y vómitos, aceleramiento de los latidos del corazón. En casos severos: piel roja, caliente y seca, pero no sudorosa, pulso acelerado y fuerte, confusión o pérdida del conocimiento, problemas para respirar, contracción involuntaria de los músculos.

En los casos anteriores, la SSH recomienda; ubicar a la persona afectada en un lugar fresco, a la sombra, aplicar paños húmedos en el cuerpo, especialmente en la frente y en la nuca; ofrecer pequeños sorbos de agua; retirar la ropa innecesaria para refrescarse y acudir a la unidad de salud más cercana.

Algunas de las recomendaciones a considerar para evitar el golpe de calor son: Evitar asolearse entre las 11 am y 15:00 hrs.. Vestir ropa suelta de colores claros y manga larga. No realizar actividades físicas intensas bajo el sol. Tomar agua simple. Permanecer en la sombra y en lugares frescos. Usa protector solar (mínimo F15). Utiliza lentes de sol, gorra o sombrero.

Del mismo modo, el cuidado de la piel en esta temporada debe extremarse, ya que está más expuesta a sufrir daños como quemaduras solares, cáncer de piel, entre otros.

El mantenerse en la sombra es una de las mejores maneras de limitar la exposición a la radiación ultravioleta (UV), esto resulta particularmente importante entre las 11 y las 15 horas, cuando la luz ultravioleta es la más intensa. Otra forma de prevención, es a través de la utilización de bloqueadores solares, los cuales ofrecen protección contra los diferentes tipos de radiación: UVA y UVB. El factor de protección solar (FPS) se refiere al porcentaje de radiación tipo UVB que filtra.

Para ello especialistas de la SSH, llaman a la población a estar alerta ante cualquier variación en la piel, presencia de abultamientos, enrojecimientos, o lunares que cambien de forma, pues ante ello, es necesario acudir a consulta médica.

Por ecoshidalgo

Periodismo de Investigación

Deja un comentario